Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

La única discusión en la que Jesús pierde es en este pasaje al reconocer la fe de una Mujer extranjera que suplica su compasión. En ella reconoce que al decir “ten compasión de mÍ” pide por su hija. Nuestra oración deberá de ser siempre oración por otro pues al pedir por el otro pedimos por nosotros, porque nos duele su dolor.