Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

La Vida Nueva del Resucitado es un Don pues “Dios ha enviado a su Hijo no para condenar al mundo sino para salvarlo”. El que se salva se salva por gracia, el que se condena se condena por mérito. “Aquél que te creo sin ti, no puede salvarte sin ti” (S. Agustín)