Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

Amar a los enemigos no es tan solo un acto de bondad. Es aceptar que delante de Dios nadie es perfecto pero el nos ama sin distinción. Hay que intentar ser tan perfectos como nuestro Padre celestial “que hace salir el sol sobre buenos y malos y llover sobre injustos y pecadores”.