Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

Jesús se comprendió a sí mismo y no se presentó como un Rey, descendiente de una dinastía humana. Los modelos veterotestamentarios de Mesías “Hijo de David” no le apetecieron. Su Mesianismo fue, más bien, el de la Ofrenda por el amor. El Mesías salvador no es un Mesías rey triunfante ni guerrero ni de “sangre azúl”, sino un Hijo de una familia modesta que recibe la vocación de gestar en su vida misma la ofrenda para la salvación…. Por lo tanto, no pide, no quita…… da .