Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

Jesús llora ante Jerusalén, la ciudad de la paz. Se llora de impotencia de no poder hacer algo en favor. La imagen de Jerusalén es la imagen de cada uno de nosotros y por eso deberíamos preguntarnos si nosotros estamos en camino para realizar lo que somos, nuestra misión dada por Dios para así no lamentarnos de -por ejemplo- tener dinero pero no coincidir con nosotros mismos y por ello con lo que Dios quiere de nosotros.