Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

Una vez más Jesús nos invita a no ser esclavos de la ley, cualquiera que ésta sea. El ser humano es más importante que cualquier ley y debe hacérsele el bien incluso cuando parece que algunas instituciones no estén de acuerdo. Para hacer el bien no hay tiempo ni lugar… simplemente hay persona humana como destinatario.