Categorías
Evangelio del día

Impulso Espiritual

Ninguna ley puede estar por encima de la Ley de Dios. Por eso Jesús relativiza la ley humana aunque sea religiosa. Primero está la persona humana que tiene hambre. A semejanza de la Santísima Virgen Maria para quien la única voluntad que regía su vida era la voluntad de a quien respondió “hágase en mí según tu Palabra”.