Categorías
Evangelio del día

El amor más poderoso que la muerte

Sábado Santo

Durante el Sábado Santo, los cristianos permanecen en silencio en el sepulcro de Jesús, meditando su pasión y su muerte.

Las mujeres han inaugurado el día más largo de la historia. Ellas están en el corazón del día más glorioso que la humanidad ha conocido. Cristo ha sido resucitado por el Padre. Dios ha rehabilitado al injustamente asesinado y en su resurrección, han sido justificadas todas las víctimas de la historia. Hoy, después de un silencio, reverencial y solemne, la Iglesia cantará el gloria y se unirá al cántico de los hombres y mujeres de buena voluntad, que esperan que algo nuevo suceda en la humanidad. Lo más importante es recordar que en este primer canto de gloria, cuando todo comenzó a ser “novedad total” por la Resurrección, fueron las mujeres las portadoras de la alegre y gozosa noticia de que el Crucificado estaba vivo. Fueron mujeres con nombres y apellidos; mujeres reales y no hombres, las que experimentan de primera mano cómo Dios coloca en marcha la nueva humanidad. Ellas anuncian al mundo la verdad de Dios. Ellas se hacen portavoces del acontecimiento que cambió, para siempre, el curso de la historia: la Resurrección.